Naturaleza e historia se entremezclan en los Parques Naturales de la Marina Alta (Costa Blanca norte)

costa blancaLa naturaleza ha sido generosa con la Marina Alta (Costa Blanca norte). Montaña y mar conforman un hábitat muy especial, no sólo para las personas que residen o viajan a esta comarca, sino para las diversas especies de flora y fauna que en él habitan.

Con la finalidad de proteger este bello paisaje y la biodiversidad que encierra, el gobierno valenciano ha declarado a varios de estos entornos como espacios protegidos bajo la figura de parque natural. Así, de los 10 que existen en la provincia de Alicante, tres se encuentran en la Marina Alta. Son el Peñón de Ifach, el Montgó y el Marjal de Pego-Oliva.

El más antiguo es el del Peñón de Ifach. Situado en la localidad de Calp, su silueta inconfundible es visible desde los vecinos municipios de Moraira y Altea. Se trata de un macizo calcáreo de 332 metros, en el que como particularidad cabe destacar la existencia de las ruinas de una villa medieval, -la Pobla de Ifach- , lo que supone un valor añadido de gran importancia histórica y turística y un aliciente más para visitarlo. A este respecto, existen excursiones guiadas. En la actualidad, el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ), con la colaboración del Ayuntamiento de Calp y la Generalitat, así como con la ayuda de estudiantes voluntarios, realiza trabajos y excavaciones arqueológicas durante el verano con interesantes resultados.

costa blanca

Dentro de las más 400 especies de flora que se pueden encontrar en su interior, es importante resaltar la existencia de la Silene d’Ifac, un endemismo propio, que también comparte el vecino parque del Montgó. Esta hermosa planta de flores rosas o blancas, que crece en las rocas, se encuentra en la actualidad en peligro de extinción, por lo que existe un plan de recuperación para evitar su desaparición.

Al igual que el Peñón, el Parque Natural de El Montgó, comprende una extensa biodiversidad que incluye más de 650 especies de flora y también posee un gran valor cultural y arqueológico. Así, la presencia del ser humano se remonta a épocas ancestrales, tal como evidencian los numerosos restos hallados. Situado entre los municipios de Jávea y Denia, incluye dentro de su ámbito de protección la Reserva Marina del Cabo de San Antonio que se conforma como uno de los paisajes submarinos más espectaculares del litoral de la comunidad valenciana.

Por su parte, el Parque Natural del Marjal de Pego-Oliva es un humedal situado entre montañas poseedor de una importante vegetación subacuática, así como diversa fauna. Entre ésta destacan las aves como el fumarel cariblanco y la cerceta pardilla; peces como el samaruc (endemismo valenciano) y reptiles como el galápago europeo, entre otros.

Además, la zona es rica en vestigios históricos, ya que ha sido escenario de asentamientos humanos desde hace más de 30.000 años. Al respecto, se conservan vestigios de caminos de la época romana y también restos de norias y acequias procedentes de la dominación islámica.

© Jose Ivars, iMedia

Esta entrada fue publicada en Costa Blanca y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.